Ana Boyer se gradúa y dice adiós a la Universidad

Con su madre, Isabel Preysler, y su hermana, Tamara Falcó, como testigos, Ana Boyer ha dicho adiós a la Universidad. Tras graduarse el año pasado en Derecho, este año la hija pequeña de Miguel Boyer ha finalizado el grado de Empresariales por ICADE, con el que termina su periplo universitario en la Pontificia de Comillas. Arropada por su orgullosa madre, Isabel Preysler, y su inseparable hermana, Tamara Falcó, Ana Boyer no pudo contar con la presencia y el apoyo de su padre, el exministro Miguel Boyer, a quien sin duda la joven graduada echó de menos en un día tan significativo de su vida estudiantil. Termina un ciclo en el que no faltó el toque internacional con una beca Erasmus en la Universidad de Columbia, en Estados Unidos.

9.055
Compartir

La graduación de la pequeña de la familia Boyer-Preysler fue un test probatorio de la popularidad de su famosa madre, Isabel Preysler, que se convirtió en centro de todas las miradas. Con una medida sencillez, la proverbial elegancia de la que fuera LA MÁS FAMOSA REINA DE CORAZONES de finales del pasado siglo, logró eclipsar a sus propias hijas, Tamara Falcó y Ana Boyer, dignas herederas del ‘estilo Preysler’.

Ana Boyer, Isabel Preysler y Tamara Falcó en la Universidad de Comillas de Madrid

Siempre en forma, pasados los 60 años, Isabel Preysler sigue manteniendo en alto el listón de las comparaciones. En la foto, con las menores de sus cinco hijos: Ana Boyer y Tamara Falcó.

Ya licenciada en Aministración y Dirección de Empresas por la Universidad Pontificia de Comillas, empieza una nueva etapa en la vida de Ana Boyer, que compaginará sus nuevas obligaciones profesionales como abogada y economista, que quiere poner en práctica como consultora estratégica, con SUS COMPROMISOS PUBLICITARIOS con distintas firmas comerciales y de moda, que han ido pasando progresivamente de la agenda profesional de Isabel Preysler a las de sus hijas pequeñas, Tamara Falcó y Ana Boyer.

Ana Boyer, graduada en Empresariales por la Universidad Pontificia de Comillas, en Madrid

Ana Boyer, abogada, economista y modelo publicitaria, afronta a sus 24 años una vida profesional que se prevé prometedora y que se propone comenzar después del verano.

A finales de junio de 2012 obtuvo Ana Boyer la primera graduación en Derecho, en la misma Universidad de Comillas en la que ahora se ha licenciado en Empresariales. Esta doble licenciatura le abre a la joven nuevas puertas profesionales en el futuro, que no tienen por qué ser incompatibles con sus actividades puntuales en el mundo de la publicidad, donde la introdujo su famosa madre, Isabel Preysler, y la joven obtiene unos saneados ingresos desde hace unos años, CON LOS QUE AFRONTA ALGUNOS DE SUS GASTOS PERSONALES, aunque en sus planes presentes y a medio plazo, al contrario del camino emprendido por su hermana Tamara Falcó, Ana Boyer no contempla la posibilidad de emanciparse y piensa seguir viviendo con sus padres en el chalé familiar de Puerta de Hierro.

Ana Boyer, Isabel Preysler y Tamara Falcó en la Universidad Pontificia de Comillas en Madrid

Ana Boyer presumió de madre y hermana con sus compañeros en la ceremonia de graduación, que Isabel Preysler y Tamara Falcó siguieron con atención desde una privilegiada primera fila.

Ana Boyer compartió el feliz acontecimiento académico con su hermana Tamara Falcó, que recientemente prefirió afrontar SIN FAMILIA SU CONFIRMACIÓN RELIGIOSA, y su madre, Isabel Preysler, que realizó una de sus contadas apariciones públicas de estos últimos tiempos, tras un notorio alejamiento de la vida social desde que en marzo del año pasado su marido Miguel Boyer sufriera un ictus, del que aún se encuentra recuperándose y siguiendo tratamiento de rehabilitación.

Ana Boyer, Tamara Falcó e Isabel Preysler en la Universidad Pontificia de Comillas en Madrid

Ana, que no pudo contar con Miguel Boyer en su graduación, estuvo atenta a que su madre y su hermana, que llegaron con el tiempo justo, encontraran buenos puestos en el Salón de Actos para seguir la ceremonia académica.

La jornada terminó para Ana Boyer con una fiesta privada junto a sus compañeros en una finca de las inmediaciones de Madrid, donde los jóvenes licenciados lo pasaron en grande. El evento, perfectamente organizado, contaba con servicio de autobuses para recoger a los graduados y hacerse cargo de su desplazamiento hasta la reunión festiva con todas las garantías de seguridad vial deseables para los protagonistas.