Ana Boyer y Amaia Salamanca estrellas de una fiesta en Sevilla

Una brillante fiesta social, en vísperas de las fiestas navideñas, fue escenario del encuentro en la localidad sevillana de Tomares de populares rostros. Allí se reunieron diseñadores, actores, toreros, aristócratas y otras celebrities. Nos deparó una ocasión ideal para ver a Ana Boyer, que pretende convertirse en una digna sucesora de su madre, Isabel Preysler, volar sola. En ausencia de la reina de corazones y su hermana Tamara Falcó, que son sus habituales acompañantes en presentaciones y otros eventos, Ana Boyer se desenvolvió a la perfección en solitario en  las inmediaciones de la capital andaluza, donde se reunió con los duques de Alba, Curro Romero y Carmen Tello, José María Manzanares y Amaia Salamanca, entre otros.

Compartir

Ana y Amaia, fueron las dos jóvenes estrellas con más gancho para las fotos, la primera con el corazón libre tras desmentirse su noviazgo con un joven odontólogo madrileño y la segunda feliz con Rosauro: “Estoy muy, muy enamorada, pero no sé si 2013 será el año de mi boda aún. Lo importante es que todo siga igual de bien entre nosotros y que traiga salud para los míos y para todo el mundo”, declaró Amaia Salamanca.

La hija pequeña de Miguel Boyer e Isabel Preysler, Ana, está cursando el último año de Derecho y Ade en la prestigiosa Universidad Pontificia de Comillas, pero no tiene ningún problema para compatibilizar sus estudios con los trabajos de promoción publicitaria en los que ha ido introduciéndola su famosa madre, al igual que ha hecho con su hermana Tamara Falcó, a lq que sin duda echó de menos Ana, que supo desenvolverse sin apoyo familiar presencial con todo el aplomo y la soltura que se espera de una hija de Isabel Preysler, la más famosa de nuestras reinas de corazones.

Ana-Boyer-en la nueva tienda de Porcelanosa en Tomares (Sevilla)

Ana Boyer, tras desmentirse su noviazgo con un joven odontólogo, continúa siendo uno de los partidos más codiciados del panorama social.

Departió Ana con los presentes y contestó a las preguntas que se le hicieron sobre su padre, Miguel Boyer, que sigue recuperándose de las secuelas del ictus que sufrió hace diez meses: «Mi padre cada vez está mejor, poco a poco», comentó en tono tranquilizador la menor de los tres hijos del exministro de Hacienda de Felipe González.
Unas noticias que alegraron especialmente a la duquesa de Alba, que también celebraba el debut de su marido, Alfonso Díez, como colaborador de una firma de materiales de construcción, otra ocupación para el duque de Alba, que se está adaptando a las mil maravillas a su nuevo papel y a la vida que ha comenzado desde hace algo más de un año, junto a Cayetana Alba en Sevilla.

Cayetana Fitz-James Stuart y Alfonso Díez, duques-de-Alba, en la nueva tienda de Porcelanosa en Tomares (Sevilla)

Cayetana Fitz-James Stuart y Alfonso Díez, duques de Alba, pasarán las navidades en Madrid y proyectan viajar a comienzos de 2013 a Tailandia.

Si Ana Boyer triunfó en esta primera ocasión como embajadora única de una dinastía singular, la Preysler, también otro digno heredero dinástico, en su caso taurino, José María Manzanares, brilló con luz propia en la fiesta, a la que no quiso faltar aunque tuviese que acudir llevando una venda en la mano izquierda, a consecuencia de una lesión.

Jose-Maria-Manzanares-en la nueva tienda de Porcelanosa en Tomares (Sevilla)

José María Manzanares, un joven y atractivo primer espada, que el próximo 3 de enero cumplirá 31 años.