Amor “royal” en Londres

Los Juegos Olímpicos de Londres, que han contado con la participación masiva y entusiasta de los royal europeos, nos han regalado las imagenes más apasionadas y espontáneas de los príncipes europeos y sus consortes en las gradas. El deporte ha obrado el milagro y los atletas han logrado sacado a la luz el lado más tierno de los herederos, que estos prefieren reservar habitualmente para su faceta privada, y al calor de las medallas y los récords de los representantes de sus respectivos países no han escatimado abrazos, achuchones y guiños de complicidad.  

Compartir

Los duques de Cambridge, Guillermo y Kate Middleton, los dos de 30 años, como buenos anfitriones, se multiplicaron para asistir a todas las competiciones.

Los príncipes herederos de Noruega, Haakon y Mette Marit, los dos de 39 años, derrocharon romanticismo en puertas a celebrar su 11 aniversario de boda el 25 de agosto.

Los príncipes Guillermo, de 45 años, y Máxima de Holanda, de 41, visitaron al príncipe Friso, en coma en un hospital londinense desde primeros de marzo tras sufrir un accidente de esquí.

 El soberano monegasco, de 54 años, y Charlene Wittstock, de 34, que acaban de celebrar su primer aniversario de casados, viven en una permanente luna de miel.

Miembro del Comité Olímpico Internacional, Federico de Dinamarca, de 44 años, y su esposa Mary Donaldson, de 40, se conocieron en los Juegos de Sídney 2000.

 

Compartir
Artículo anteriorTendencia de otoño: labios cereza
Artículo siguienteBrillante clausura de los Juegos Olímpicos