Alberto y Charlene ponen el broche de oro a la Fiesta Nacional de Mónaco con una noche de ópera

Como es tradicional, Alberto y Charlene de Mónaco pusieron el broche de oro a los festejos de la Fiesta Nacional del Principado asistiendo a la representación de La fanciulla del West (La chica del Oeste), una de las óperas menos conocidas de Giacomo Puccini, en el Forum Grimaldi de Montecarlo. De nuevo compitieron en elegancia y glamour las princesas Charlene y Carolina, que fueron recibidas a la entrada del Forum Grimaldi por dos niños vestidos al estilo del lejano Oeste (en alusión a la ópera que poco después iba a representarse). La esposa del príncipe Alberto, que había brillado en los fastos del día con un elegante abrigo azul de línea evasé, de Akris, repitió diseñador para la noche, eligiendo un conjunto, sencillo y minimalista, de la próxima temporada primavera-verano de la firma suiza. Además, Charlene adornó su vestido con la banda de la Orden de San Carlos, la más alta condecoración de Mónaco, que su esposo le había impuesto dos días antes.  

3.363
Compartir

La princesa Charlene fue recibida con flores.

La princesa Charlene, con un conjunto de Akris, fue recibida con flores.

Por su parte, la princesa Carolina, que durante el día tuvo en su hija Carlota a su más firme rival en materia de elegancia, belleza y glamour, también repitió diseñador, luciendo un vestido bicolor de Chanel, su firma fetiche.

En esta ocasión, los príncipes Alberto y Charlene y la princesa Carolina estuvieron acompañados por los dos hijos varones de la todavía princesa de Hannover (no consta que se haya divorciado del príncipe Ernesto, su tercer marido), Andrea y Pierre, ambos de frac y sin sus respectivas novias, Tatiana santo Domingo, que hará abuela a Carolina el próximo mes de enero, y Beatrice Borromeo, quien a pesar de llevar ya cuatro años con el más joven de los hermanos Casiraghi, todavía no asiste a actos oficiales con la familia de su novio.

También Carolina fue recibida con flores.

También la princesa Carolina, vestida de Chanel, recibió un bouquet de flores a la entrada del Forum Grimaldi.

Las princesas Charlene y Carolina repersentaron el glamour de Mónaco.

 Charlene y Carolina se han hecho buenas amigas y colaboradoras. La princesa de Hannover celebrará su 56 cumpleaños el próximo 23 de enero, y dos días después su cuñada cumplirá 35.

Compartir
Artículo anteriorAshton Kutcher y Mila Kunis, amor en Roma
Artículo siguienteLos hijos de Madonna, en la playa mientras su madre trabaja