Alberto y Charlene, los reyes Magos de Mónaco

Un año más, los príncipes monegascos presidieron la entrega de regalos a los niños del Principado, una tradición que se remonta a los tiempos de la princesa Grace, la mayor impulsora de la vida cultural y social de Mónaco.

2.493
Compartir

Esta vez, Alberto y Charlene, ella con un look total black y sin apenas maquillaje, cambiaron de escenario. La entrega de los paquetes de Navidad, que solía tener como marco los salones del Palacio Grimaldi, se ha repartido este año en tres destinos. Los príncipes iniciaron la jornada visitando dos centros infantiles, una guardería de la Cruz Roja en Montecarlo y el hogar infantil Princesa Charlene, donde hicieron realidad los sueños de los más pequeños.

Alberto y Charlene de MónacoHoras después, los príncipes conocieron el nacimiento del hijo de Carlota Casiraghi y Gad Elmaleh.

Más tarde, el soberano monegasco y su esposa, que horas después conocerían alborozados el nacimiento del nuevo miembro de la familia Grimaldi, el primer hijo de Carlota Casiraghi y el actor Gad Elmaleh, se volcaron con los más mayores del Principado, a los que entregaron dulces y regalos durante una emotiva visita al Centro Gerontológico de Mónaco.

Charlene de MónacoLa princesa protagonizó tiernas escenas con los niños del Principado. Más de dos años después de su boda, Charlene, que cumplirá 36 años en enero, sigue sin noticias de la cigüeña.

Tras el nacimiento del niño de Carlota y Gad, al que hay que sumar el del pequeño Sasha, el primer hijo de Andrea Casiraghi y Tatiana Santo Domingo, el pasado 21 de marzo, los monegascos se preguntan cuando será el turno de Alberto y Charlene, que siguen sin descendencia más de dos años después de su boda.

Charlene de MónacoCharlene, durante su emotiva visita al Centro Gerontológico de Mónaco.

 En cualquier caso, cuando eso suceda, será el primer hijo para la exnadadora sudafricana, que cumplirá 36 años el próximo 25 de enero, pero no para Alberto, que con 55 años tiene dos hijos: Jazmin, nacida hace 21 años de una breve aventura amorosa con una camarera californiana llamada Tamara Rotolo, y Alexandre, que ya tiene siete años, fruto del idilio que el príncipe mantuvo con la azafata togolesa, Nicole Costa

Alberto y Charlene de Mónaco