Alberto y Charlene, con el equipo Olímpico de Mónaco

A punto de viajar a Gstaad, Suiza, para asistir a la boda religiosa de Andrea Casiraghi y Tatiana Santo Domingo, los príncipes Alberto y Charlene acudieron a la presentación oficial de los seis atletas que representarán al Principado de Mónaco en los Juegos Olímpicos de Sochi, que se celebran en la ciudad rusa entre el 7 y el 23 de febrero.

3.713
Compartir

Charlene, que al igual que su marido vistió el uniforme del equipo monegasco, está muy involucrada con todo lo relacionado con el mundo del deporte por su pasado como nadadora olímpica en Sudáfrica, carrera que acabó abandonando por culpa de una lesión en un hombro… y también de Alberto de Mónaco, con el que empezó a salir en 2006. Así, tras haber ganado varios títulos y medallas, Charlene no cumplió su sueño de participar en los Juegos Olímpicos de 2008 en Pekín, pero con el tiempo se convirtió en princesa.

Su interés por el deporte, sin embargo, no ha decaído, aunque ahora sueña con los éxitos olímpicos del equipo monegasco, que ya es el suyo. Y es que Mónaco nunca ha tenido demasiada suerte en los eventos olímpicos. De hecho, su único éxito en este campo data de 1924, cuando el arquitecto Julien Médecin obtuvo la medalla de bronce por su proyecto de un Estadio Olímpico para Montecarlo.

Alberto y Charlene de MónacoLos príncipes vistieron el uniforme de los atletas olímpicos de Mónaco, un traje de chaqueta y pantalón oscuro que Charlene llevó con estilo y elegancia.

Por otra parte, Charlene, que cumplió 36 años el pasado 25 de enero, volvió a dar una lección de estilo y elegancia, esta vez sin trajes de alta costura ni tacones. A la princesa, que últimamente apuesta por un tenue y casi imperceptible maquillaje, el uniforme de los atletas olímpicos le queda como un guante.

Alberto y Charlene se casaron civilmente el 1 de julio de 2011 en el Palacio Grimaldi, y al día siguiente se celebró la boda religiosa en la catedral de Montecarlo. Fue un fin de semana inolvidable en el que participaron todos los monegascos. Ahora, tras la doble boda de Andrea y Tatiana, y con dos nuevos miembros en la familia, Sasha y Raphaël, el hijo de Carlota y Gad Elmaleh, son muchos los que esperan con creciente impaciencia una noticia que se está haciendo de rogar: el anuncio de la llegada del primer hijo de los príncipes.

Charlene WittstockEn los últimos tiempos, la princesa apuesta por un rostro sin apenas maquillaje.