Alberto de Mónaco, de vacaciones en Marbella sin Charlene

El príncipe ha disfrutado de una semana de vacaciones en la Costa del Sol sin la compañía de su esposa, Charlene, quien prefirió quedarse en Montecarlo con su hermano, Gareth. No es la primera vez que el soberano monegasco elige Marbella para pasar unos días de descanso en compañía de sus amigos, con los que suele reunirse regularmente para, descansar, jugar al golf y disfrutar de la gastronomía de la zona. Alberto, quien llegó a Málaga en su avión privado, se dejó ver paseando despreocupadamente por la orilla del mar, almorzando con su grupo de amigos y amigas en las terrazas más concurridas y terminando las jornadas en las discotecas de moda. Mientras tanto, Charlene, quien últimamente parece tener su propia agenda al margen de la de su marido – tampoco acompañó a Alberto a Bruselas, donde presidió un acto con los príncipes Felipe y Matilde antes de viajar a España–, se quedó en Montecarlo con su hermano Gareth, quien llegó hace dos semanas al Principado para asistir a la Gala por Sudáfrica y ha decidido quedarse una temporada. Quince meses después de su boda, Alberto, de 54 años, y Charlene, de 34, siguen haciendo esperar a los monegascos, cada día más impacientes por la llegada de un heredero.  

Compartir

El príncipe aprovechó para tomar el sol, jugar al golf y disfrutar de la noche marbellí con sus amigos.