Adiós resfriados – Defensasa a tope!

Adiós resfriados – Defensasa a tope!

Olvídate de resfriados y de estar siempre cansada. El otoño aumenta la actividad con la vuelta a la vida normal y es por eso que el organismo se resiente.
Plántale cara y refuerza tus defensas.
Sabias que…Durante la actividad física y en las horas posteriores, se produce una disminución de las defensas. Pero, más a largo plazo, éstas no sólo se recuperan, sino que se produce una compensación extra que nos hace sentirnos más fuertes por fuera y por dentro.

Todos hemos escuchado alguna vez que necesitamos subir las defensas. Pues bien. Eso a lo que llamamos subir las defensas no se puede hacer. Se trata de reforzar las defensas, en definitiva, de ayudar a nuestro cuerpo a defenderse mejor de los gérmenes, infecciones, enfermedades… El sistema inmune que tenemos es tan complejo que sigue siendo objeto de investigación.
¿Cómo reforzar las defensas?
Los expertos explican que, más que subir las defensas, debemos hablar de reforzarlas, porque el sistema debe estar equilibrado, no tener ni más ni menos de lo que debe. Por ejemplo, en un análisis de sangre, tus leucocitos no deberían estar ni por debajo de 3,90 glóbulos blancos/mcl. (células por microlitro), ni por encima de 10 glóbulos blancos/mcl.

Por ejemplo, tras una infección, podemos tener los glóbulos blancos algo bajos, pero un organismo saludable se recupera enseguida sin problemas. La salud de nuestras defensas depende de muchos factores, como el genético. Pero una buena noticia es que, si llevamos unos buenos hábitos de vida y una dieta equilibrada, estaremos reforzándolo o, al menos, no lo estaremos destruyendo. Hay eficaces ayudas en el mercado (como la equinácea) o alimentos funcionales que aseguran mejorar nuestras defensas. Una alimentación variada y equilibrada es una de las mejores maneras de mantenernos fuertes y esquivar las enfermedades.
Los probióticos
Una de las claves para atenuar los efectos del frío en nuestra salud es llegar al invierno con las defensas en plena forma. Los probióticos son yogures o leche fermentada o simplemente suplementos, con Lactobacillus Casei. Esta bacteria buena tiene efectos defensivos que pueden llegar a ser muy beneficiosos para el organismo y puede ayudar a reducir la respiración dificultosa, a mejorar la capacidad oxidativa de los mayores, a cuidar el estado de la piel y las mucosas…

7 escudos antigripe
A veces tenemos que echar una manita a nuestras defensas con antibióticos, antivíricos y otros medicamentos, siempre por indicación médica. Las vacunas, por ejemplo, son una manera de que el sistema inmune aprenda a luchar contra algunas enfermedades. Pero en realidad, en la despensa hay defensas naturales.
Alcachofas: un aliado anticolesterol. Ayudan al hígado a eliminar toxinas y a regenerarlo. Por ejemplo, si se ha extirpado parte del hígado, la cinarina que contiene, que es un fitonutriente, ayuda a regenerar los tejidos dañados.
Zanahorias: Excelentes si estás embarazada. Su aporte de yodo y de vitamina A son estupendos para las mujeres en estado de gestación. Su zumo también es un buen tratamiento contra el ardor digestivo. Aportan solo 30 calorías por cada 100 g. También son altamente diuréticas.
Guisantes: Un extra de fibra y proteínas. Los componentes nutricionales de los guisantes son estupendos para evitar malformaciones celulares y contienen mucha fibra y ácido fólico, indispensable para evitar las malformaciones en el feto.
Hojas verdes crudas: Combaten el insomnio y no engordan. Enormes dosis de calcio y hierro, previenen los casos de espina bífida en el embarazo y actúan de forma demostrada contra las cardiopatías y la prevención de las cataratas. Además, si no te pasas con el aliño, puedescomerlas a placer porque solo aportan 12 cal. por100 g.
Espárragos: Es un diurético natural muy eficaz. Por eso ayuda a eliminar toxinas y es un limpiador natural de las arterias, por lo que cuida el corazón. Además es casi acalórico. Modera su consumo si tienes ácido úrico.
Cítricos: favorecen la absorción de hierro. Previenen las cataratas, reducen el colesterol malo, rehidratan el organismo y son cardiosaludables. Además solo tienen 37 cal. por 100 g. Toma al menos uno diario.

Extracto de hoja de olivo, bueno para todo. Tiene ácido elenólico, un componente con propiedades bactericidas y antivíricas, además de que activa la producción de
defensas. Ideal para las infecciones vaginales. ¿Cómo tomarlo? Cuando ya estás tocada por una infección, toma tres comprimidos de 500 mg. cada cuatro horas.