Nuevo revés judicial para Arantxa Sánchez Vicario en Andorra

Han transcurrido catorce meses desde que saltó el escándalo de la guerra familiar de los Sánchez Vicario, a raíz de publicar Arantxa sus memorias, “Arantxa, ¡Vamos!”, y la tenista ha sufrido un serio varapalo judicial.
Arantxa Sánchez Vicario ha perdido la demanda que había interpuesto contra su padre, su hermano Javier y su exabogado, Bonaventura Castellanos, en los tribunales de Andorra por uso indebido de los bienes ganados durante su etapa como deportista. Según la justicia andorrana, la mayoría de los delitos han prescrito y no se han aportado pruebas de que  los demandados hayan hecho uso indebido de su dinero.

Compartir

El lunes 8 de abril recibieron las partes, Arantxa Sánchez Vicario como demandante y su padre, su hermano Javier y su exabogado como demandados, el auto judicial en el que se les comunicaba oficialmente a las partes el archivo de la querella. Fuentes familiares de los Sánchez Vicario apuntan que la tenista: “No ha podido demostrar ni un euro”, y concluyen que: “la sentencia es contundente”.
El auto decide “el archivo de las presentes diligencias previas dejando sin efecto la medida de embargo preventivo acordada sobre las cuentas de las entidades bancarias del Principado”. Además, avanza que las partes pueden “interponer un recurso de apelación en el término de los cinco días siguientes a la notificación”.

Arantxa Sánchez Vicario y sus padres,Emilio Sánchez y Marisa Vicario

Arantxa con sus padres, Emilio Sánchez y Marisa Vicario, durante la presentación del documental Arancha Sánchez Vicario en 2006. Eran tiempos de armonía familiar antes de que estallase la guerra.

Recordemos que en 2009, cuando el Tribunal Supremo dio la razón a Hacienda en su pleito contra la exdeportista por simular su residencia en Andorra para eludir el pago de impuestos, Arantxa comenzó el enfrentamiento directo contra sus padres, acusándoles de uso indebido de los bienes que había ganado durante su etapa como tenista.
Emilio Sánchez y Marisa Vicario, consternados y sorprendidos por esta reacción de Arantxa hicieron gestiones para averiguar el pasado de su actual pareja, Josep Santacana, a quien consideraban responsable de esta actuación de su hija… Cuando esta iniciativa emprendida a través de una agencia de detectives salió a la luz pública, el marido y padre de los hijos de Arantxa Sánchez Vicario decidió “quitarse a los padres del medio”, según filtraron fuentes próximas a los padres de la tenista y la guerra se enconó llegando a los tribunales.

Arantxa Sánchez Vicario y Josep Santacana en el aeropuerto de Miami

Arantxa Sánchez Vicario y su marido, Josep Santacana, fotografiados en el aeropuerto de Miami, la ciudad en la que residen con sus dos hijos.

Arantxa Sánchez Vicario, que tenía una deuda con Hacienda de 3,5 millones de euros, obtuvo un aval del Banco Sabadell, contraavalado por el Banco de Luxemburgo, que fue la entidad que la demandó por esa cantidad a finales de 2010. A raíz de ese momento,  Arantxa empezó a traslucir cierta tensión con sus padres y anunció su intención de quedarse con los pisos que hasta entonces el matrimonio Sánchez Vicario disfrutaba en usufructo.

Entonces rompió con Bonaventura Castellanos, que había sido su abogado desde 1994, y puso sendas querellas contra el que fue su entorno durante su juventud: una en Andorra y otra en Barcelona. Este segundo proceso está previsto que se abra el próximo 6 de mayo en los juzgados de la ciudad condal, aunque en el entorno jurídico de los padres de Arantxa se comenta: “No creemos que se llegue a celebrar. Arantxa y su marido van dando bandazos y no tienen ni idea de qué hacer. Han pasado por siete u ocho abogados”.

Arantxa Sánchez Vicario y sus padres, Emilio Sánchez y Marisa Vicario, en la fiesta del Caracol de 2002

Foto familiar en la barcelonesa “Fiesta del Caracol” de 2002 de la tenista con sus padres. Luego vendría la demanda de Hacienda contra Arantxa que está en el origen de la actual guerra de los Sánchez Vicario.

Tras un intento fallido de tender puentes entre la exdeportista y sus padres, en septiembre de 2012, Arantxa Sánchez Vicario decidió paralizar la demanda contra sus padres para llegar a un acuerdo en un plazo máximo de 60 días.
Fuentes cercanas al matrimonio Sánchez Vicario apuntan que la extenista les “pidió 5 millones de euros y les fue imposible llegar a un acuerdo”. Por otra parte contraatacan indicando que “ las propiedades ya están a su nombre”, pese a que la campeona solía “utilizar nombres de terceros como estrategia jurídica debido a sus numerosos problemas con Hacienda”.

Arantxa Sánchez Vicario durante la presentación de su autobiografía "Arantxa, ¡Vamos!"

Arantxa Sánchez Vicario hace catorce meses, durante la presentación de su autobiografía, “Arantxa, ¡Vamos!”, que supuso una plataforma mediática y un altavoz para los desencuentros familiares.

Serán los tribunales quienes vuelvan a pronunciarse respecto a este enconado conflicto entre Arantxa y sus padres. Desde el pasado mes de enero, los Santacana-Sánchez decidieron vender algunas de sus propiedades para hacerse con dinero en efectivo y marcharse a vivir a Miami, poniendo tierra de por medio junto con sus dos hijos pequeños.
Residiendo ya en aquella ciudad de Florida, Arantxa puso venta una de sus residencias de Barcelona y su mansión de Formentera, por casi 5 millones de euros… En el caso de que la extenista perdiese todos las demandas interpuestas, debería hacer frente al pago de su deuda con el Banco de Luxemburgo.