Enemigo silencioso – DIABETES

Enemigo silencioso – DIABETES

Los dulces deben restringirse al máximo en la dieta de un diabético, ya que elevan rápido los niveles de glucemia.

Esta dolencia crónica aparece cuando el páncreas no puede producir insulina o cuando el cuerpo no puede hacer un buen uso de la insulina que produce. La insulina es una hormona segregada por el páncreas que actúa como una llave que permite que la glucosa de los alimentos que tomamos pase de la sangre a las células del cuerpo para producir energía.

Tipos de Diabetes
La diabetes Tipo 1. Se identifica con aquella que necesita insulina, y afecta a niños y jóvenes. Aparece de manera abrupta, y se asocia a síntomas como beber mucho, orinar con frecuencia y perder peso.
La diabetes Tipo 2 se vincula a una mayor edad, los 30 o 35 años, pero irrumpe con más fuerza en la década de los 60. Es más silencioso, con muy pocos síntomas. Se descubre en muchas ocasiones de forma casual y puede permanecer ignorada años.

Valores
Entre 60 y 110.
En ayunas: Inferior a 100.

Causas
Sobrepeso, hipertensión arterial, colesterol elevado, llevar una vida sedentaria o si tienes hábitos poco saludables como el tabaquismo son factores que influyen en su aparición.
Antecedentes de familiares diabéticos. También hay que tener en cuenta que el riesgo de diabetes va aumentando con el paso de los años.

Consecuencias
Ateroesclerosis, ya que favorecen la acumulación de grasa en las arterias, haciendo que la sangre fluya peor, lo que puede afectar al corazón, el cerebro y las extremidades.
Los altos niveles de azúcar en la sangre dañan los vasos sanguíneos de la parte posterior del ojo. Si no se detecta y se trata a tiempo, puede conducir a la ceguera.
Se dañan los nervios de las piernas, causando dolor y adormecimiento que puede extenderse, si no se combate, también a los brazos y manos.
El azúcar en la sangre también puede afectar a los riñones, con lo que no cumplirían su función de eliminar los deshechos adecuadamente. Se puede llegar a causar insuficiencia renal, requiriendo diálisis y hasta un trasplante.

Qué hacer
Huye de la vida sedentaria y lleva una alimentación de estilo mediterránea.
Una dieta enriquecida con aceite de oliva y frutos secos, tomados de manera razonable, puede prevenir el desarrollo de diabetes,
Puede necesitarse pastillas para controlarla y recurrir a la insulina cuando sea necesario para mantener el nivel de glucosa en sangre adecuado.