10 experiencias noruegas

Antes de ir a Noruega tienes que tener claras varias cuestiones. La primera, que si quieres disfrutar a tope te conviene estar en forma, y dos, la región que deseas visitar para acotar tu itinerario. Nosotros te recomendamos la de Stavanger, al sur del país, donde vivirás experiencias únicas que te abrirán el apetito para ir descubriendo otras zonas en viajes posteriores. Para llegar hasta allí te recomendamos que lo hagas con www.vueling.com. A continuación, te enumeramos algunas experiencias que puedes vivir en un viaje que no olvidarás fácilmente.

Compartir

1.- El vértigo.

Pocas veces habrás sentido una sensación tan fuerte como cuando llegas a la cima de Preikestolen, conocido popularmente como ‘El púlpito’. Es una impresionante roca de 700 metros sobre el nivel del mar. Llegar no es fácil, ya que tardarás unas dos horas y hará que te emplees a fondo. Eso sí, a través de preciosos paisajes salpicados de lagos e impresionantes vistas. Una vez allí te sentirás el amo del mundo, como Leonardo DiCaprio en ‘Titanic’. Los más osados se hacen fotos al borde del precipicio. Los menos, se sitúan a una distancia prudente del filo, pero, de igual forma, pueden disfrutar de este prodigio de la naturaleza en el Fiordo Lyserfjord.

4

2.- ¡Agua va!

Pocas veces habrás bebido un agua más transparente y puro como el que te ofrecerán durante el crucero que puedes hacer con la compañía Rodne Fjord Cruise, que te llevará por el archipiélago de Ryfylke y el Fiordo Lysefjord, camino de El púlpito. La tripulación aprovechará una parada para ofrecerte agua cogida directamente de una cascada. Y, si hay suerte, podrás ver a un grupo de cabras que ya están amistadas con el equipo y aceptarán gustosamente la comida que les ofrecen habitualmente.

9

3.- Un pueblo ‘encantado’.

No decimos esto porque haya fantasmas, sino porque en Sogndalstrand, un pequeño pueblecito costero, te harán sentir como en casa, si te hospedas en el Kulturhotell, regentado por su dueña, Eli Laupstad Omland. Esta encantadora y expresiva señora te contará cómo se enamoró de un lugareño y decidió junto a él recuperar este pueblo abandonado y convertirlo en un auténtico paraíso nórdico. Gracias a la generosa contribución de las instituciones noruegas, ahora es un paraíso para desconectar de todo y hacer un pequeño alto en el camino.

6

4.- Las ovejitas.

Las que vimos en nuestro periplo no eran las de Carmen Sevilla, pero sí muy curiosas y amigables. En pleno camino hacia cualquiera de los destinos de tu itinerario te puedes encontrar una granja, donde las ovejas viven en plena armonía con el paisaje y con gran tranquilidad. Cuando llegan los turistas no tienen problemas en acercarse para romper así con la rutina cotidiana.

3

5.- ¡Viva Noruega!

La bandera noruega ondea en los barcos que te llevarán a disfrutar de los fiordos, uno de los máximos atractivos del país. Atravesar estos espectaculares paisajes es una experiencia inolvidable. Lysefjord puede traducirse como ‘fiordo claro’ y es denominado así por las rocas de granito claro que festonean sus riberas.

5

6.- Paz interior.

Es lo que sentirás durante la  visita al histórico monasterio de Utstein, en la isla de Monteroy, a la que se llega por un túnel subterráneo, que evidencia el buen estado de las grandes infraestructuras del país. Para trasladarte a esta isla, una excelente opción en la empresa Fjord Events AS y, durante un divertido trayecto, te sentirás como Don Johnson en ‘Corrupción en Miami’, surcando las aguas en lancha.

1

7.- Una experiencia religiiosa.

En la localidad de Stavanger se encuentra una de las catedrales más importantes de Noruega, la de San Swithun, patrón de la ciudad, construida en el siglo XII. De confesión luterana, en ella conviven diferentes estilos arquitectónicos como el gótico y el románico. 

7

8.- Stavanger, ‘ciudad abierta’.

Esta encantadora ciudad es ideal para pasar un fin de semana y disfrutarla a pie. En verano, no dejes de relajarte en una terraza, aprovechando el buen tiempo, y si lo que buscas es marcha te encontrarás numerosos locales donde la juventud baila… Si, por el contrario, quieres empaparte de la idiosincrasia de la ciudad, visita el Museo de Conservas y el Museo del Petróleo.

8

9.- Espadas colosales.

Para rememorar a lo grande la batalla de Hafrsfjord, un acontecimiento crucial en la historia de Noruega, en el siglo IX, han asentado en una colina a las afueras de la ciudad tres colosales espadas que te harán sentir muy pequeño. Visitarlo al anochecer es una experiencia mágica.

2

10.- Paisajes prehistóricos.

No te puedes perder el Magma Geopark en Sirevåg, el segundo geoparque más importante de Escandinavia, donde te sorprenderán formaciones geológicas de más de 900 millones de años y verás paisajes que te dejarán con la boca abierta.

Compartir
Artículo anteriorLa policía requisa siete gramos de cocaína a José Fernando
Artículo siguienteLos príncipes continúan con su agotadora agenda a una semana de convertirse en Reyes